La obra de Juan Ortí se depura día a día, se sintetiza hilvanando la pulcritud que anteriormente proyectó en sus piezas.

Un derroche de aristas suaves y ensamblajes minuciosos que ahondan en la raíz industrial que arroja.

Fotos cortesía Juan Ortí.