El escultor Graziano Locatelli se describe a sí mismo como “artista y destructor”.

Locatelli rompe los azulejos haciendo que las caras y figuras humanas en bajorrelieve emerjan de la superficie irregular.

En algunas esculturas el observador a primera vista solo ve las grietas en la pared  y luego enfocando en la visión general consigue ver los retratos que emergen.

Fotos cortesía Graziano Locatelli