Thomas Bohle crea piezas de formas perfectas y superlativas. Con grandes esmaltados que rememoran épocas doradas de la cerámica europea y llegando a rozar la elegancia extrema.

La sensualidad sinuosa de los contornos invitan al placer táctil y visual.

Fotos cortesía Thomas Bohle